Tras el parón internacional, el Manchester City volvió a ganar. Fue ante el Fulham, por 3-0, en un partido en el que siempre fue por delante en el marcador.

Siempre. Literal. Solo hubo 96 segundos en los que el equipo de Pep Guardiola no estuvo por delante en el marcador. A los 97, Leroy Sané marcó el primero de los tres goles que el City anotó en una tarde plácida en el este de Manchester.

Lo que pasó

Fernandinho decidió hacer una incursión en campo contrario. Lo hizo para robar, entrar en el área y asistir. Leroy Sané, en su primera titularidad de la temporada, solo tuvo que esperar a que el balón superara a Marcus Bettinelli para después empujarlo a la red. Aún no se había llegado al segundo minuto de juego.

El gol obligó al Fulham a avanzar. A tomar el control del balón para tratar de dañar al City.

André Schürrle quisó poner en apuros a la zaga local. Cuando estuvo más cerca de hacerlo, ante Fabian Delph y Aymeric Laporte, terminó perdiendo el balón. Segundos más tarde, David Silva se hacía con él en el área londinense para ampliar la ventaja de los mancunianos.

Después de una acción en la que Bernardo Silva defendió el balón junto a la línea de fondo antes de enviar el esférico al área, Agüero no logró conectar, y el balón quedó suelto para que Silva lo controlase y anotar así su gol número 50 en la Premier League.


                        Raheem Sterling gozó de una oportunidad clara con el 1-0 aún, pero Bettinelli desvió su disparo al larguero.
Raheem Sterling gozó de una oportunidad clara con el 1-0 aún, pero Bettinelli desvió su disparo al larguero.

Si Leroy Sané solo había necesitado 97 segundos para marcar en el primer tiempo, en el segundo, Raheem Sterling hizo lo propio en 98 segundos. Sergio Agüero encaró a varios rivales en el lateral izquierdo del área, aún así logró encontrar el hueco suficiente para enviar el balón al extremo inglés.

Y ahí terminó el partido. El Fulham trató de mover el esférico pero perdió convicción con el paso de los minutos. De hecho, su primer tiro a puerta de la segunda mitad fue ya en el descuento. Schürrle volvió a intentarlo, pero Ederson respondió a la perfección.

Por su parte, el Manchester City siguió llegando a la meta rival. Con el encuentro ya resuelto, Pep Guardiola movió el banquillo y dio entrada a Riyad Mahrez, Ilkay Gündogan y Gabriel Jesus. El atacante brasileño fue el primero de los tres cambios, y el que más opciones de anotar tuvo. Solo necesitó un minuto para probar fortuna, pero no pudo controlar un pase potente de Silva, y su disparó salió desviado. Tampoco remató con comodidad cuando Fernandinho le ofreció el balón cinco minutos más tarde, en el 61.

Jesus tuvo una tercera, pero vio cómo Bernardo Silva llegaba solo desde atrás y decidió ceder para que fuera el portugués quien terminara disparando. También desviado.

Momento clave

Marcar temprano siempre aporta confianza a quien lo logra, y desestabiliza a quien lo encaja. Eso mismo ocurrió cuando Leroy Sané abrió el marcador tras una acción individual de Fernandinho. El atacante alemán disputaba sus primeros minutos como titular en la presente campaña y

Hombre del partido

Bernardo Silva estuvo, literalmente, en todas partes. El portugués no marcó, pero generó peligro y abasteció a sus compañeros en el ataque. Fue quien colgó el balón al área en el tanto de Silva.


                        Bernardo salió ocupando una posición más centrada, pero el portugués estuvo en todas partes.
Bernardo salió ocupando una posición más centrada, pero el portugués estuvo en todas partes.

Otra actuación excelsa de Bernardo, que vuelve tras el parón internacional con el mismo brillo con el que dejó Manchester la semana pasada. Uno de los destacados en este inicio de temporada.

Lo que viene

Llega la Liga de Campeones. El próximo miércoles, el equipo de Pep Guardiola comienza su andadura en la máxima competición de clubes de Europa recibiendo al Olympique de Lyon en el Etihad Stadium.

Posteriormente visitará al Cardiff City en la Premier League, será el próximo sábado 22, tres días antes de empezar la defensa del título de la Carabao Cup en casa del Oxford United.