El City suma un punto en Middlesbrough después de igualar en dos ocasiones un marcador adverso.

El City logró un empate 2-2 en Middlesbrough en un encuentro trabado en el que el equipo de Pep Guardiola supo sobreponerse en dos ocasiones a un panorama adverso. Sergio Agüero igualó desde los once metros el gol de Álvaro Negredo que mandaba en el electrónico al descanso y Gabriel Jesus, de nuevo titular, aseguró un punto a falta de cinco minutos, después de que el Boro se hiciera con la iniciativa con un gol de Calum Chambers.

Lo que pasó

Tuvo que recurrir al City a su versión más pragmática para rescatar un punto que permite al equipo seguir sumando en su lucha para arañar una plaza en la Liga de Campeones la próxima temporada. El conjunto de Pep Guardiola se topó en Riverside con un rival que nada contracorriente para seguir en la élite de fútbol inglés y que encontró el partido que buscaba. Hasta en dos ocasiones se situó por los delante en el marcador el equipo que ahora dirige Steve Agnew desde la destitución de Aitor Karanka. 

El Boro disfrutó del escenario anhelado. Pep Guardiola, conocedor de la perspectiva a la que debía hacer frente en Riverside, armó un equipo con tan solo tres hombres detrás, poblado en el centro del campo y con la pareja formada por Agüero y Gabriel Jesus en el frente de ataque. El contrapunto ante un Boro blindado en defensa y entregado a la suerte y las batallas contra los elementos de Negredo para aferrarse a sus opciones de salvación.

Y fue el ex del City quien abrió el marcador cuando el primer tiempo encaraba el descanso. El tanto del español abrió un encuentro cerrado, que los Guardiola dominaban conocedores de que las ocasiones debían madurarse desde la paciencia y el control. El guion, sin embargo, hubiera podido ser distinto si en apenas treinta segundos de juego Gabriel Jesus, que regresaba al once después de su lesión en Bournemouth el 13 de febrero, hubiera rematado a la red una asistencia de Agüero y de paso todas las cuestiones sobre la compatibilidad de ambos. 

Superados apenas cuatro minutos del intermedio, Pep Guardiola rehízo el equipo y pobló las bandas dando entrada Raheem Sterling y Leroy Sané. El eléctrico alemán, que entró por Aleix Garcia en la primera titularidad del centrocampista catalán en la Premier League, protagonizó la acción que desembocó en el empate cuando el colegiado Kevin Friend consideró penalti una acción de Marten De Room –pasaporte holandés y el 14 en la espalda– en el área. Agüero no falló desde los once metros para igualar el duelo y sumar el gol 167 con el que ya es el segundo mejor goleador de la historia del City en solitario.

Pero la tarde requirió de un segundo esfuerzo del equipo para sacar un punto de Riverside. Calum Chambers volvió a situar a los locales con ventaja en clave oportunista, aprovechando una jugada enredada en al área después de un rechazo de Willy Caballero, titular tras la lesión de Claudio Bravo ante el United. La obstinada defensa de Middlesbrough, más atrincherada si cabe con el marcador favorable y con la amenaza añadida de la entrada del velocista Adama Traoré (el canterano del Barça originó el 2-1 en una falta en la frontal) diseñaba una etapa con final en alto para el City con poco más de diez minutos por delante.

Momento en el que apareció Gabriel Jesus, más laborioso que brillante durante la tarde, para ejercer una vez más de salvador gracias a su instinto voraz, depredador y oportunista. Centímetros ya le privaron de la gloria en el derbi la noche de su retorno, como en aquella tarde de su estreno ante los Spurs. Su tanto en Riverside puede que no permanezca en el imaginario colectivo cityzen, pero puede valer su peso en oro. 

Momento clave

Leroy Sané se interna en el área y cae derribado en un lance con Marten De Roon. El colegiado estima penalti y el curso del encuentro varia por completo. Durante los últimos 20 minutos, con sus constantes internadas, convirtió el área del Boro en un polvorín.

El hombre del partido

Sergio Agüero fuu el elegido por los fans en la app oficial.

¿Qué significa?

Poco ha cambiado en la lucha por la Liga de Campeones tras el empate el United ante el Swansea a la espera de los resultados del Liverpool, que juega el lunes, y del Arsenal en el derbi ante el Tottenham.

Lo que viene

El City recibe un Crystal Palace todavía sin certificar su salvación matemática el próximo sábado.