Tras no lograr abrir el marcador ante el United, los hombres de Pep Guardiola se resignan a sumar un único punto en el derbi de Manchester.

No hubo manera de abrir el cerrojo red. Mourinho planteó un partido defensivo y terminó llevándose el punto que buscaba. El Manchester City apostó por el balón, acumulando ocasiones que jamás se terminaron de concretar. 

Lo que pasó

Todo empezó como lo hacen los derbis. Con tensión, sin dominador y con parones. No hubo mucha continuidad pero sí robos y salidas rápidas al ataque.

El City quiso controlar el balón. Hacer valer su condición de local y su predilección por el toque. El United debía asumir un rol defensivo, y lo hizo con gusto. Aunque 

La primera clara llegó en el minuto nueve, cuando un Sergio Agüero cazó un balón a media altura para terminar estrellándolo contra el poste. Sería el primer aviso. El argentino lo intentaría en varias ocasiones a lo largo del partido.

Como cuando disparó desde la frontal en el minuto 31 obligando a De Gea a estirarse. Dos minutos más tarde volvió a probar fortuna tras recortar e ingresar en el área, pero el balón salió alto. Kolarov también puso en apuros al guardameta español poco más tarde.

Antes, en el 24, Henrikh Mkhitaryan tuvo la única clara de los cuando, un rechace de Claudio Bravo cayó en sus pies dentro del área. El guardameta chileno estuvo rápido y tapó el disparo de armenio.

La tónica se mantuvo en la reanudación. 

Y hasta el final.

El Manchester City buscó el gol pero no lo encontró. Pep Guardiola movió el banquillo y dio entrada a Jesús Navas e incluso a Gabriel Jesus cuando los locales quedaron en superioridad numérica.

Faltaba poco menos de diez minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario y Marouane Fellaini detuvo un contraataque del City cometiendo falta sobre Sergio Agüero. Que se levantó y sacó rápido. El belga volvió a derribarlo y cuando el argentino se levantó de nuevo recibió un cabezazo del centrocampista rival. Roja directa.

Gabriel Jesus marcó. Volvió a jugar después de recuperarse de la lesión que se produjo ante el Bournemouth en febrero. El brasileño, que había impresionado antes del choque ante los cherries, con goles y asistencias, quiso volver por la puerta grande: marcando el gol decisivo en el derbi. La historia perfecta. Pero remató en fuera de juego.

Hubo tiempo para más ocasiones locales, pero jamás llegó el gol y ambos equipos terminaron repartiéndose los puntos.

Hombre del partido

Disparó a puerta (9) el triple de veces que el Manchester United (3). Lo intentó con pierna izquierda, con la derecha, de cabeza… pero no consiguió encontrar el fondo de las mallas. Su insistencia y su lucha valió a Sergio Agüero para ser elegido mejor jugador del partido.

Así queda todo

Las tablas dejan todo tal y como estaba antes del partido. El Manchester City sigue cuarto un punto por encima de su rival ciudadano. La misma distancia que le separa del Liverpool, que es tercero. La buena noticia es que los de Pep Guardiola dependen únicamente de ellos mismos para lograr la clasificación para la Liga de Campeones.

Lo que viene

Restan cinco encuentros de Premier League para el equipo celeste, que viajará el fin de semana al noreste de Inglaterra para enfrentarse al Middlesbrough antes de recibir, la semana siguiente, al Crystal Palace en el Etihad Stadium.