Gabriel Jesus siguió con su excelente racha anotadora logrando dos goles para vencer al Everton el primer día del año.

2020 empezó para el brasileño con dos goles contra el Everton, equipo ante el que ya suma siete tantos en cinco partidos. Su rival favorito según revelan las estadísticas.

Aunque content por su doblete, Jesus adimitió que su racha ante los de Merseyside no es más que una casualidad

“¡Puedo marcarle al Everton!”, bromeó tras el partido. “Es una casualidad, por supuesto. Intento marcar en cada partido. Estoy muy contento con la victoria”.

“Mantuvimos la pelota, dimos pases, creamos ocasiones… eso siempre está bien. Lo intentamos en la primera parte, pero ellos tienen muchos buenos futbolistas y pueden jugar. En la segunda creamos más ocasiones y las aprovechamos”.

“Claro que el final fue un poco tenso. Tienen jugadores de calidad, pueden intentar ganar el partido”.

“Tuvimos que pelear y tener cuidado hasta el final. Los chicos jugaron muy bien, bien hecho”.

Gabriel Jesus también habló sobre las dificultades del equipo para afrontar el ajetreado calendario del City, que ha disputado cinco partidos en dos semanas.

El brasileño volvió a impresionar con Sergio Agüero en el banquillo, aunque un resfriado evitó que participase en la derrota ante el Wolverhampton.

Volvió saliendo desde el banquillo el domingo, contra el Sheffield United. Jesus dice sentirse fresco, lo que ayudará al equipo hasta que Agüero esté plenamente recuperado.

“No estoy cansado”, dijo. “No jugué contra los Wolves, estaba enfermo. Y en el último partido solo jugué unos minutos. No estoy cansado, pero los chicos que han jugado mucho lo están”.

“Es un periodo difícil. Tenemos que descansar y recuperarnos para jugar”.