Pep Guardiola regresa al Santiago Bernabéu seis años después de su última visita como técnico del Bayern de Múnich.

El reto de la Liga de Campeones lleva a Pep Guardiola de regreso a Madrid, ahora al frente del Manchester City. La capital española y el Santiago Bernabéu en particular han sido el escenario de algunas de las más grandes confrontaciones del técnico en su dilatada etapa en el Barcelona, en el campo y en el banquillo, y también al frente del Bayern de Múnich. Pep volverá esta semana a Madrid cuatro años después de su última visita al Atlético, seis desde el último paso por el estadio madridista. Desde entonces los caminos de Pep Guardiola y el Real Madrid no habían vuelto a cruzarse.

El último paso de Guardiola por el Santiago Bernabéu, en la ida de semifinales de la Liga de Campeones de 2014, cayó del lado local: 1-0, gol Benzema. Fue, de hecho, la única derrota en los ocho encuentros en los que el actual técnico del City se ha sentado en el banquillo de Chamartín.

Hasta entonces el balance era casi perfecto desde que en la temporada 2008/2009 debutara como técnico en el banquillo del Barcelona. El primer duelo de ellos fue un 2-6 para la historia ante el Madrid de Juande Ramos que sentenció la primera de las tres Ligas consecutivas que levantaría con el Barça.

Guardiola fue el artífice de la hegemonía azulgrana entre 2008 y 2012, acumuló 14 títulos de 18 posibles, un dominio que el Real Madrid buscó contrarrestar con la figura de José Mourinho. Ambos interpretaron el pepel protagonista en una de las mayores historias de rivalidad del fútbol contemporáneo.

Al frente del Barcelona, Pep se impuso a Mourinho en las dos primeras Ligas de las tres en las que compitieron mano a mano, y en 2011 los azulgrana eliminarían a los blancos en las semifinales de la Liga de Campeones, para acabar levantando el trofeo en Wembley ante el Manchester United.

Al frente del Barça, Guardiola se midió al Real Madrid en quince ocasiones entre Liga, Copa, Supercopa y Liga de Campeones, con un balance de nueve victorias, cuatro empates y dos derrotas.

Reencuentro vía Múnich

Madrid y Bayern, dos de los clubs que deben su mística a la vieja y a la moderna Copa de Europa, reencontraron su eterna rivalidad en 2014. La suerte quiso que Pep Guardiola volviera a topar en el camino con el club blanco tan solo dos años después de su adiós a Barcelona y en su primera temporada al frente del equipo muniqués.

Fue una semifinal fantástica, con cada conjunto fiel a su molde. Los alemanes jamás habían querido tanto la pelota como en la etapa de Guardiola al frente del equipo. La fortaleza física alemana se adaptó al guion estético de Pep. El duelo entre el pase y el arrebato, el de la posesión ante el vértigo, fue finalmente para el Madrid de la pegada, el de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, de la mano de Ancelotti, campeón por la heroica de Sergio Ramos en Lisboa. 

Aunque en el extremo opuesto de la idea, en las antípodas conceptuales, el antagonismo al juego cocido a fuego lento lleva nombre propio, el de Diego Pablo Simeone. La visita al Atlético en la semifinal de 2016 fue la última de Pep Guardiola a Madrid, sin mejor suerte que la previa.

Siempre había caído Pep Guardiola en Europa ante el campeón (Inter, Chelsea, Madrid y Barça) hasta que se cruzó con el ‘Cholo’, el hombre que reconcilió al club Colchonero con el éxito. Simeone, el maestro del fútbol sin el balón, se llevó una eliminatoria decidida por el valor doble de los goles a domicilio; 1-0 bajo el empuje del desaparecido Vicente Calderón y 2-1 en Múnich. La suerte volvería dar la espalda al Atlético en la final de San Siro, decantada del lado del Real Madrid de Zinedine Zidane en la tanda de penaltis. 

Entre ambas visitas a Madrid, un paso por Barcelona también con desenlace adverso. No había eliminatoria con mayor empaque emocional y futbolístico que un Barça-Bayern. Hilo conductor de los éxitos catalanes, Pep no pudo superar al equipo que más ha marcado su trayectoria. El conjunto de Luis Enrique emularía aquel 2015 al Barcelona de Guardiola de seis años antes con el segundo triplete de la historia azulgrana.  

En su primer curso al frente del City, Pep Guardiola regresó a Barcelona, donde además de los catorce títulos como técnico acumula otros dieciséis como jugador. En la fase de grupos, cayó en el Camp Nou, pero en Manchester logró la primera victoria Cityzen ante el conjunto azulgrana.

Pep Guardiola retorna ahora al fútbol en el que dejó mayor huella. En equipo de registros casi inigualables y una idea que cuajó hasta llevar a España al título Mundial en Sudáfrica 2010, con hasta siete de sus jugadores entre los campeones.