El entrenador del Manchester City reconoció su satisfacción por ganar en uno de los campos más complicados de la Premier League.

Allá recibió Guardiola la mayor goleada en su carrera en los banquillos, aunque con la del sábado, son ya tres las visitas seguidas en la que los mancunianos salen triunfantes de su visita al estadio azul de Liverpool.

“Empezamos muy bien el partido, estuvimos increíbles los primeros 25 minutos”, celebró Pep.

“Después tuvimos problemas para controlar a Sigurdsson. El Everton tiene unos jugadores ofensivos increíbles y experiencia en el medio, y un buen entrenador, ya sabíamos que sería un partido duro. Goodison Park es difícil cada temporada”.

“Estuvimos asombrosos con el balón. Ellos tuvieron ocasiones, pero nosotros también. Fue ese tipo de partido. El fútbol es impredecible a veces”.

“Tuvimos problemas en la primera mitad por la presión alta, ellos tenían un jugador más en nuestra izquierda. Fue entre el minuto 25 y 35. En la segunda mostramos más calidad. Después del resultado del Liverpool era importante volver a reducir la distancia a cinco puntos”.

“Creamos problemas, llegamos a posiciones perfectas, atacamos a sus laterales, pero definimos tan bien como contra el Watford”.

“Por momentos tuvimos que defender increíblemente bien, porque son muy fuertes en jugadas a balón parado. Fernandinho y Ederson nos ayudaron mucho”.

“Queremos ganar esta liga”.

El entrenador del Manchester City también admitió que seguriá haciendo rotaciones en su plantilla en las cuatro competiciones. El catalán cree que mantener a sus jugadores lo más frescos posibles es la mejor opción ante una campaña tan larga.

“Quiero que participen todos. Quiero que jueguen todos”, dijo. “Todos quieren jugar, lo entiendo perfectamente, pero es la única manera de mantener el nivel durante once meses”.