El centrocampista alemán desvela las palabras del míster en el vestuario para cambiar la dinámica del encuentro en la victoria 3-0 ante el Aston Villa.

Después de una mitad sin goles, el City se impuso al Aston Villa 3-0 con tres tantos tras la reanudación. Ilkay Gündogan fue el encargado de cerrar el marcador.

“Siempre sentimos que somos imparables cuando marcamos el primer gol o marcamos temprano”, comentó el germano. “Durante el descanso el entrenador nos ha pedido un paso adelante. En la primera parte hemos creado, pero era evidente que faltaba algo”.

“Nos ha ayudado marcar tan deprisa en la segunda parte. Se ha trato de tener paciencia. La segunda parte ha sido mejor, pero el balance general es bueno”.

El City acabó el partido con diez hombres tras la doble amarilla de Fernandinho a falta de diez minutos para el final del encuentro. Un nuevo contratiempo en defensa para el equipo.

“Por suerte también tenemos a Nico Otamendi. Si se me necesita estoy listo. Si me toca jugar de central estaré preparado, pero no creo que sea necesario”.

“Hemos tenido mala suerte con la expulsión, pero tenemos un equipo largo”.