Las claves del míster en la remontada ante el Southampton 2-1 en la Premier League.

Costó. Costó mucho. Pero el City logró una trabajada victoria ante el Southampton 2-1 en un encuentro en el que remó contracorriente desde los trece minutos y en el que se encontró un rival cobijado y perfectamente plantado en los últimos metros.

“Hemo tenido paciencia, pero también hemos sido agresivos en todo momento”, comentó Pep Guardiola. “Desde el primer minuto. Enhorabuena al equipo. Hemos sido pacientes y constantes, por eso lo hemos conseguido”, insistió.

“En la segunda parte tuvimos momentos de mucha intensidad y por eso lo conseguimos”, declaró el míster. Hasta el minuto 75’ no llegó el tanto de Sergio Agüero que hacía creer en la remontada. El de la victoria de Kyle Walker se hizo esperar hasta el 85’.

“Defendían con once jugadores en el punto de penalti, no te permiten entrar por dentro. No había espacios”, explicó Pep. Su equipo no pudo generar el número de ocasiones habitual, pero los goles, al final, llegaron.

“Se trata buscar centros, segundas opciones y más centros. La diferencia entra líneas es pequeña, no hay espacio. Lo creamos por las bandas. Raheem y David tenían que estar más cerca de Sergio. Necesitábamos gente en el área. Cuando no hay espacios, es cuestión de talento”.

El equipo tuvo que dar lo mejor de sí para lograr los tres puntos ante un conjunto que una semana atrás venía de encajar la mayor goleada en casa de la historia de la Premier League, 0-9 ante el Leicester. “Un equipo tiene orgullo. No iban a permitir que pasara otra vez lo que les pasó ante el Leicester. Lo sabíamos. Después de su gol aún fue más complicado”, afirmó Pep.