El equipo de Pep Guardiola afronta el segundo desplazamiento consecutivo en la Premier League.