Analizamos los números del brasileño tras sus primeros meses en Manchester.

Cambiar Brasil por la Premier League no es un cambio sencillo. El campeonato inglés se juega a un ritmo trepidante y acoge calidad como ninguna otra competición en el mundo. Es un entorno que no da concesiones a los que no disponen de la fortaleza para abrazar el éxito.

Este es el motivo por el cual el inicio de la etapa de Gabriel Jesus en el City ha sido tan impresionante. Con solo 20 años y después de haber sufrido una lesión a los pocos encuentros desde su llegada ha finalizado su primera temporada con una creciente reputación. Mucha gente cree ahora que se trata de un jugador especial.

En muchos sentidos, Gabriel Jesus es el clásico jugador brasileño, capaz de momentos de gran brillantez individual e inmensa calidad, pero además dispone de las características físicas para adaptarse al fútbol inglés. Le gusta reñir y trabaja con esmero cuando el equipo no disfruta de la posesión del balón, algo que Pep Guardiola ha elogiado públicamente en varias ocasiones.

Si solo nos centramos en los números, son impresionantes. Ha disputado 11 encuentros, en los que ha marcado siete goles y asistido en cuatro. Ha creado de media una clara ocasión de gol para sus compañeros y su acierto en el pase alcanza el 81 por ciento. Su confianza remarca su deseo de buscar la portería contraria: de media dispara 2,1 ocasiones a la portería rival por partido.

Es altamente creativo y un definidor, el paradigma de delantero moderno. Gabriel Jesus es uno de los jóvenes delanteros del City y poder su evolución conjunta a lo largo de las próximas temporada es algo fascinante.

WATCH: