El centrocampista portugués asegura que el trabajo es la mejor respuesta al frustrante empate en el Everton.

Bernardo Silva debutó con el City en el Etihad en la segunda parte del encuentro que el City empató 1-1 ante el Everton, cuando el equipo se encontraba con diez jugadores por la expulsión de Kyle Walker. Su presencia en el partido tuvo un impacto inmediato en el juego.

“Fue un partido complicado. No estamos contentos porque no hemos ganado, pero pienso que hemos jugado bien. Hemos comenzado controlando pero no hemos podido marcar en la primera parte y la expulsión de Kyle nos has puesto las cosas más complicadas. Pero el equipo reaccionó bien en la segunda mitad y merecimos los tres puntos”, comentó Bernardo.

Para el luso, “el Everton es un rival complicado, como todo el mundo sabe. Han invertido bien este verano y tienen un equipo fuerte y sabíamos que era complicado. Trabajaremos para sumar los tres puntos en el próximo partido”.

Después de sumar sus primeros minutos en Inglaterra ante Brighton y Everton, Bernardo  comienza a extraer las primeras conclusiones. “Es una liga diferente, el ambiente es fantástico, los fans increíbles, me siento muy a gusto, como en casa. No pudimos ganar pero ha sido una gran experiencia, lo estoy disfrutando”.