Nick Cushing sugiere que el hecho de que el Manchester United no sea favorito para el derbi del sábado demuestra lo bien que ha trabajado el City en los últimos años.

Empieza la Super League este fin de semana, y el Manchester City recibe a las recién ascendidas a la máxima categoría en el Etihad Stadium el sábado a las 15:00 hora británica. Casey Stoney reconoció que la presión está en el bando celeste, y Cushing, entrenador de las ciudadanas, admitió que se espera que sus chicas ganen en casa.

“Si el United no se siente favorito antes de un derbi de Manchester, significa que hemos hecho las cosas bien”, comentó el técnico ciudadano.

“Nos preparamos de la misma manera que para cualquier otro partido. Nos preparamos para jugar contra un buen equipo, al que respetamos”.

“Queremos ganar todos los partidos que juguemos. Se trata de manejar los procesos, las operaciones y la estrategia. Para competir, tu estrategia debe ser robusta”.

“Nos aseguraremos de no entrenar demasiado, ni de entrenar demasiado poco. Necesitamos quedarnos con lo que funciona. Jugamos contra el United, luego la Liga de Campeones y luego contra el Reading, pero tenemos las jugadoras necesarias”.

“Ha pasado mucho tiempo desde el final de la pasada campaña con el Mundial. Fui a Francia, pero hace ya mucho de ello. Tuvimos un viaje muy exitoso a América del Norte y ahora me ilusiona empezar la temporada”.

Cushing también habló sobre la importancia de tener rivalidades en el fútbol femenino y del impacto que pueden tener en la progresión del deporte.

“Nos encanta el fútbol porque nos encantan los grandes partidos”, explicó. “Partidos competitivos, parejos y que se pueden disfrutar. Hay que seguir mejorando el fútbol femenino, y este tipo de partidos son muy importantes para atraer aficionados. Nuestro trabajo es asegurarnos que el producto final es agradable, de ahí nuestro estilo”.

“Queremos mejorar nuestro juego para que más 20.000 personas lo disfruten y vuelvan. Nuestro siguiente objetivo es llenar el Academy Stadium”.

El entrenador del City también habló de la importancia de retener a Keira Walsh, ciudadana de toda la vida, después de que la centrocampista presentase una petición de traspaso durante el verano. La jugadora de 22 años optó por permanecer en el club de su infancia, en el que creció en las categorías inferiores antes de convertirse en una titular habitual para el Manchester City e Inglaterra.

“Era una obligación quedarnos con Keira si queríamos tener éxito. Tiene un papel muy importante. Está en la selección inglesa porque es una muy buena futbolista. Tiene una habilidad única para controlar los partidos. Tenemos más oportunidades de ganar y seguir ganando con Keira en el equipo”.