Nikita Parris y Jane Ross marcaron para que el City llegue a la vuelta con dos goles más que el Linköpings, que se quedó con una jugadora menos tras la expulsión de Lina Lantz en el primer tiempo.

“Reaccionar tras una derrota es lo que hacen los mejores equipos”.  Nick Cushing, entrenador del equipo femenino del Manchester City pedía una reacción a sus jugadores tras la derrota en la final de la Contintental Tyres Cup. Y el City reaccionó.

Lo que pasó

Pese al juego físico y robusto de las suecas, las mancunianas controlaron los primeros 45 minutos manteniendo la posesión y llevando peligro a la meta rival.

Hilda Carlen tuvo que esforzarse por mantener su meta a cero. Keira Walsh llegó a enviar el balón al palo con un tiro lejano.

El encuentro se rompió finalmente diez minutos antes del descanso. Las jugadoras del Linköpings reclamaron penalti cuando Lina Hurtig cayó al suelo tras la entrada de Steph Houghton. La jugada continuó y terminó con una falta favorable al City frente al área visitante. Ross disparó y los brazos de Lantz detuvieron el trayecto del esférico.

La central fue expulsada y Parris no falló desde los once metros.


                        Jill Scott decide dónde pasar el balón.
Jill Scott decide dónde pasar el balón.

Tras el descanso, el partido siguió la misma tónica. Diez minutos tardó entonces Jane Ross en doblar la ventaja local. Lo hizo con un cabezazo que trazó una parábola imposible para Carlen. 2-0.

Hubo más ocasiones para el City. Y otra más para el Linköpings, pero el tiro de Filippa Angeldal salió desviado.

Lo que viene

Las chicas de Nick Cushing toman ventaja en una eliminatoria que se decidirá el próximo miércoles 28.

Antes, el 25, el City viajará a Sunderland para decidir qué equipo accede a las semifinales de la FA Cup.