Equipo masculino

Pep, el Bernabéu y el ruido de fondo

Guardiola regresa al estadio del Real Madrid en busca de su segunda final de la Liga de Campeones con el City.

Sostiene siempre Pep Guardiola entre los suyos que para ser grande hay que ganar en el Bernabéu, respetuoso con el peso de la historia, los mitos y las liturgias. 

Hay encuentros y eliminatorias que parecen jugarse de forma permanente. Adversarios acérrimos destinados a cruzarse de manera periódica para engrandecer sus logros. Pep Guardiola y el Real Madrid lo hacen una vez más en las semifinales de la Liga de Campeones, en las que el Bernabéu dictará sentencia.

Un duelo con poso, recorrido, una historia detrás. Enardecido por la superchería mediática y el áspero desenlace de la eliminatoria previa ante el Atlético de Madrid, ante la perspectiva de lo que se avecinaba con un cuadro definido de antemano camino a París.

Los quince minutos de puro instinto de supervivencia ante los rojiblancos activaron los secuaces y el altavoz mediático, y la victoria por la mínima del City en el Etihad Stadium y el relato de megalomaníaco de la mística y los intangibles. 

Porque ningún otro entrenador ha atormentado al conjunto Blanco más que Pep Guardiola desde su llegada al primer equipo del Barcelona en 2008.

"Conozco al Madrid mejor que nadie", reconoció Pep antes de su primera visita al Bernabéu como técnico del City en febrero de 2020. Y ganó. En los dos encuentros de aquellos octavos, por el mimso resultado.

El saludo entre Pep y Zinedine Zidane en la última visita del City al Santiago Bernabéu.
El saludo entre Pep y Zinedine Zidane en la última visita del City al Santiago Bernabéu.

Porque antes de la llegada de Johan Cruyff y su doctrina, con Pep como timonero, para abrir los noventa, el Barcelona sumaba diez ligas y ahora suma 26, no había levantado nunca la Copa de Europa y ahora lo ha hecho en cinco ocasiones. 

Porque la selección española sumaba una Eurocopa en blanco y negro y con imágenes reconstruidas y ahora en su palmarés figuran otros dos campeonatos de Europa más y un Mundial, ganado con ocho jugadores del Barcelona en el equipo, siete de los once titulares en la final, y una idea que encauzó los tres logros.

Pep ha logrado doce victorias en veinte duelos con el Real Madrid, seis en nueve en el Bernabéu, donde nunca perdió con el Barcelona ni perdió con el City en su única visita. 

Si una victoria resuena por encima de las demás es el 2-6 aplastante sobre el Real Madrid de Juande Ramos con el que los azulgrana sentenciaron la primera de sus tres Ligas con Pep.

Si un encuentro se asemeja a esta vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones es el duelo ante el conjunto de José Mourinho en el mismo punto de la competición en 2011. Pep marcó el primer tanto de la eliminatoria en la sala de prensa y 24 horas después Leo Messi suscribió la victoria con un doblete. 

Y si una visita recuerda especialmente Pep por su peso puertas adentro es el 1-3 de diciembre de 2011, tras conceder el gol más rápido de la historia del Clásico (Benzema a los 23 segundos). Una inyección de moral para el equipo, pocos días después campeón del mundo en Yokohama ante el Santos de Neymar (4-0).

Los números de Pep en el Bernabéu son abrumadores, pero, curiosamente, dos de sus derrotas, la mitad de ellas, llegaron con Carlo Ancelotti en el banquillo del Madrid. Un 1-0 en el Bernabéu y un 0-4 en Múnich que devolvían a los Blancos a una final doce años después.

Estar de nuevo en unas semifinales de la Liga de Campeones "es una suerte". Hacerlo en el Santiago Bernabéu con el gran dominador histórico de la competición, "una prueba", ha declarado Pep.

Pero, como el mismo Pep indicó antes del partido de ida en Manchester, la historia no juega. El camino está marcado: “Para eliminar al Real Madrid tienes que hacer dos buenos partidos, no sirve solo uno”. Ahora toca el segundo.

Ver todos los patrocinadores del club

Mancity.com

31?
loading