Dos errores del Fulham y dos goles para asaltar el liderato de la Premier League.

Una semana para recuperar efectivos y recobrar fuerzas. Volvió Kevin De Bruyne al equipo, incluso Fernandinho participó ya en la segunda mitad del partido. Habiendo ganado los siete últimos compromisos a la vuelta de fechas internacionales, los de Pep Guardiola debían seguir en esa misma línea para asaltar el liderato de la Premier League, como mínimo, hasta el domingo. Lo hicieron.

A Craven Cottage llegaba el equipo con mejor diferencia de goles, el Manchester City, para medirse al que peor números ostenta en dicha estadística, el Fulham. La diferencia, también de puntos, fue patente sobre el césped. Una vez por delante, jamás peligró el botín.

Lo que pasó

Por mentalidad y por costumbre, el City salió con todo. Pudo marcar Sergio Agüero que presionó arriba para forzar la pérdida del balón del rival. El esférico le volvió a llegar al argentino dentro del área, pero su tiro lo sacó Fosu-Mensah bajo palos.

Insistieron los celestes en dificultar la salida de juego de los cottagers, que se empeñaron en sacar el balón jugado pese a las trabas que se encontraron. Así llegó el primer gol.

El Fulham trató de salir con calma pero sin convencimiento. De Bruyne recuperó y con rápidez, pasando por las botas de Agüero, el balón le llegó a Bernardo Silva. El portugués abrió el marcador desde la frontal del área, marcando por tercer partido consecutivo por primera vez en su carrera.


                        Raheem Sterling encara a Cyrus Christie.
Raheem Sterling encara a Cyrus Christie.

Pase flojo de Joe Bryan y Bernardo, el más listo de la clase se hace con la pelota y se la ofrece a Agüero, que dentro del área no perdona. El Kun picó el esférico ante la salida de Sergio Rico para ampliar la ventaja cityzen. Se le da bien el estadio de la ribera del Támesis, siempre que ha jugado allí ha marcado.

Su cuarto gol en el tercer partido que disputa en Craven Cottage sentenció el encuentro cuando todavía no se había llegado a la media hora de juego.

El dominio de los visitantes fue abismal. En raras ocasiones osaron los de Scott Parker tratar de incomodar a Ederson, que aunque tuvo poco trabajo, estuvo acertado en las acciones en las que se vio obligado a defender su meta. Siempre acechó el fantastma de un posible gol del Fulham que volviera a meterles en el partido, pero el meta brasileño, y la zaga liderada por Laporte y Otamendi dieron seguridad al City.

Con el encuentro encarrilado, Guardiola dio minutos a Fernarndinho, que regresaba tras su lesión, y dio descanso a Kevin De Bruyne, que regresó a la titularidad después de haber superado también sus problemas físicos.

Hubo más oportunidades de ampliar la ventaja. Tanto Otamendi como Sterling dispararon alto cuando se le presentaron las ocasiones. Al remate, el Manchester City ganó un partido en el que homenajeó a Bernard Halford, Presidente Vitalicio fallecido esta misma semana.

Volvió la acción, volvió el City al liderato de la Premier League.

Momento clave

Con el 1-0 en el marcador, el Fulham seguía tratando de sacar el balón desde atrás. Con cautela. Pero la presión del Manchester City propició la pérdida tras la que Sergio Agüero marcó su gol para ampliar la ventaja visitante y cerrar el partido. El golpe fue letal.


                        Bernardo abre el marcador.
Bernardo abre el marcador.

Hombre del partido: Bernardo Silva

Otra vez. Corrió, presionó, marcó y asistió. Fue de los más activos en el ataque, aunque no solo atacando, y decisivo con su tanto y con la recuperación y la asistencia a Sergio Agüero en el gol que terminó de cerrar el partido. Bernardo Silva fue el líder del City que recuperó el liderato.

Lo que viene

Siguen las batallas en los frentes abiertos del Manchester City, que son todos. El miércoles recuperará el encuentro que le falta en la liga cuando reciba al Cardiff en la Premier League. El próximo sábado el jugará en Wembley. Se medirá al Brighton por un puesto en la final de la FA Cup.