Fue un encuentro disputado que terminó los 90 minutos sin goles y tras el que el City perdió por 3-2 en los penaltis.

Lo que pasó

A los 20 minutos el City ya podría ir arriba en el marcador. Leroy Sané fue derribado por Adama Traoré dentro del área tras un excelente cambio de ritmo, pero Raheem Sterling estrelló la pena máxima en el larguero.

El inglés y De Bruyne vieron la llegada del alemán poco después, pero el disparo de Sané salió desviado.

Sterling pudo haberlo hecho mejor poco después, cuando no remató convincentemente tras una buena jugada individual de Danilo por la banda derecha.

Tras el descanso, el Wolverhampton creció en el partido. Diogo Jota y Joao Moutinho tuvieron sendas ocasiones mientras pasaban los minutos y el calor afectaba progresivamente el rendimiento de ambos equipos.

La mejor ocasión de los mancunianos en la segunda mitad fue un libre directo de David Silva que solo Rui Patricio pudo evitar que se colara por la escuadra.

En la posterior tanda de penaltis, el City erró tres lanzamientos – Ilkay Gündogan, David Silva y Lukas Nmecha-, por lo que el Wolves se llevó la copa a Inglaterra.

Momento clave

El movimiento aéreo de Kevin De Bruyne que precedió a la media volea que cruzó el campo hasta llegar a Leroy Sané. Fue un momento de pura clase, un recordatorio, si alguien lo necesitaba, de la habilidad y la puntería del belga.

Hombre del partido

La primera mitad de De Bruyne fue asombrosa, impresionando con un amplio abanico de pases. Si esta temporada evita las lesiones será uno de los pilares importantes del City.

Lo que viene

El equipo viajó a Hong Kong SAR para preparar el partido ante el Kitchee del miércoles. Luego llega la hora de viajar a Japón para medirse a otro club del City Football Group, el Yokohama F. Marinos.