El Manchester City logra su quinta Copa de la Liga tras dominar una final con un único color: el azul celeste.

Pep Guardiola ya sabe lo que es ganar un título en Inglaterra. Lo hizo ante el Arsenal, y con las ideas claras.

Pese a un inicio disputado, los cityzens controlaron el balón, el marcador y la final en todo momento. Los gunners acusaron cada golpe, y se vieron superados por un equipo que ya sabe lo que es ganar un título. Solo el tiempo y el trabjo dirán si fue la primera piedra para construir algo mayor.

Lo que pasó

Fue la final de la posesión. Ambos equipos pelearon por ella en los primeros minutos, y ambos supieron utilizarla para crear peligro. Pese al empuje del City, que provocó dos córners en los dos primeros minutos, Claudio Bravo fue el primero en evitar un tanto cuando a los siete minutos sacó el disparo desde cerca de Pierre-Emerick Aubameyang. Kyle Walker estorbó al atacante del Arsenal antes de que disparara.


                        Los aficionados del City reciben a sus jugadores a la salida al césped.
Los aficionados del City reciben a sus jugadores a la salida al césped.

Apenas diez minutos más tarde se abriría el marcador. Claudio Bravo, con un saque de puerta, envió el balón a la espalda de la defensa. Shkodran Mustafi no logró interceptarlo y Sergio Agüero lo controló antes de picarlo frente a la salida de David Ospina. Imposible para el meta colombiano.

El Arsenal perdería efectivos poco después. Nacho Monreal se lastimó en una acción en la que el propio lateral español reclamó penalti, y tuvo que ser sustituido por Sead Kolasinac. A los de Wenger les costó rehacerse tras el tanto de Agüero, y el City lo aprovechó para seguir insistiendo.

Los londinenses fueron creciendo según se acercaba el tiempo de descanso, controlando el esférico durante la mayor parte de los últimos diez minutos de la primera parte. El City trató de golpear al contragolpe. Y Agüero estuvo cerca de lograr su gol 200 con la camiseta sky blue. Volvió a picar el balón por encima de Ospina, pero esta vez en un ángulo nada favorable, y Laurent Koscielny terminó deshaciendo el peligro.

A los cinco minutos de la reanudación, Fernandinho tuvo que abandonar el partido por problemas físicos. Tras la entrada de Bernardo Silva en su lugar, el control volvieron a ejercerlo los mancunianos. Tocando el balón con paciencia, mientras los gunners lo perseguían por la catedral del fútbol inglés. En vano.


                        Sergio Agüero marcó con un toque sutil para enviar el balón por encima de David Ospina.
Sergio Agüero marcó con un toque sutil para enviar el balón por encima de David Ospina.

Vincent Kompany puso el cuerpo para ganarle la posición a Aubameyang en el primer tiempo, y disparó desde la frontal al inicio de la segunda. En el minuto 56 pelearía por ganar un rebote y forzar un córner. Tras el tiro de esquina anotaría el segundo.  De Bruyne sacó raso para Gündogan, que metió el balón en el área. El capitán del Manchester City fue el último en tocarlo, desviando su trayectoria y haciendo inútil el intento de Ospina de salvar su meta. La entrega de Kompany encontró recompensa.

Lejos de llegar el arreón del Arsenal, lo hizo la sentencia de los sky blue. Danilo inyectó el balón a David Silva, que se giró y cruzó el balón en el minuto 64 para sentenciar la final.

Arsène Wenger movió el banquillo para tratar de maquillar el resultado, y Pep Guardiola para tratar de protegerlo y dar descanso a algunos hombres. Como sucedió en cada duelo del partido, éste también se lo llevó el técnico catalán, que gana su primer título con el Manchester City.

Momento clave

Tras un inicio disputado, en el que ambos equipos presentaban sus credenciales para llevarse el título, el momento clave fue un saque de puerta. El que efectuó Claudio Bravo enviando el balón directamente a Sergio Agüero para que abriera el marcador. Desde entonces, el City siempre fue por delante. No solo en el marcador sino en el juego.


                        Vincent Kompany fue clave en ambas áreas.
Vincent Kompany fue clave en ambas áreas.

Hombre del partido

Vincent Kompany demostró por qué es él quien lleva el brazalete de capitán. Superada su lesión lideró la salida del equipo a Wembley, y también su actuación sobre el césped. Fue efectivo en las dos áreas, evitando cualquier mal en defensa y anotando el segundo gol para tranquilidad del City.

¿Y ahora qué?

Cuatro días después de proclamarse campeón de la Copa de la Liga, el Manchester City volverá a encontrarse al Arsenal en Londres. Será en el Emirates Stadium para disputar el encuentro correspondiente a la 28ª jornada de la Premier League. El próximo fin de semana, será el Chelsea quien viaje a Manchester para enfrentarse al City en una nueva jornada liguera. El miércoles 7 los hombres de Pep deberán cerrar la eliminatoria de Liga de Campeones ante el Basilea.