El City cayó ante el United pese a la ventaja de dos goles con la que contaba a la media hora de juego.

Hubo dos partes claramente diferentes. En la primera, el Manchester City fue superior. Controló, llevó el peso y marcó dos goles. En la segunda, fue el Manchester United quien golpeó hasta en tres ocasiones para llevarse los tres puntos y evitar que los hombres de Pep Guardiola celebrasen el título de Premier League.

Lo que pasó

El partido, como cualquier derbi, como cualquier encuentro decisivo, arrancó con intensidad. Los sky blues mantuvieron el balón, acechando la meta de De Gea con movimientos rápidos y pocos toques, mientras el United salía con velocidad al contraataque, intentando cazar a la zaga local desprevenida.

Hubo que esperar veinte minutos para encontrar el primer acercamiento peligroso. Una triangulación entre Danilo, Bernardo Silva y Raheem Sterling terminó con el jugador portugués encarando al meta español del United, que cubrió su meta a la perfección.

Cinco minutos más tarde, Vincent Kompany ganó a Chris Smalling la batalla en el área para rematar un saque de esquina. Cabezazo potente e imponente, de capitán, para adelantar al City en el marcador.

Ilkay Gündogan doblaría la ventaja a la media hora de juego después de girar sobre sí mismo. Con un toque se deshizo de su par, y con otro batió a De Gea.

Siguió el empuje local y siguieron llegando las ocasiones. Raheem Sterling no acertó las que tuvo.  Tampoco Gündogan, al borde del descanso, pudo marcar con un cabezazo que terminó atrapando el meta rival.


                        Kompany gana el balón en un duelo aéreo.
Kompany gana el balón en un duelo aéreo.

Todo cambió tras la reanudación.

Paul Pogba amenazó en el 49, pero Ederson respondió bien. El centrocampista francés igualaría el partido con dos goles en menos de dos minutos.

Doble golpe. Duro. Letal poco después. Cuando a 20 minutos del final Chris Smalling entró en el área para llevar un centro a balón parado de Alexis Sánchez dentro de la meta de Ederson, que no pudo hacer nada ante el disparo desde cerca del central inglés.

Pep Guardiola dio entrada a Gabriel Jesus y Sergio Agüero para tratar de dar la vuelta al marcador. El City generó peligro, pero no logró concretar las ocasiones creadas.

Momento clave

La ventaja del City quedó reducida a nada cuando Paul Pogba anotó dos goles en dos minutos. Desde ese momento empezó un nuevo partido que decidió Chris Smalling.

Cómo queda todo

A falta de seis partidos para el final de la Premier League, el Manchester City necesita cinco puntos más para coronarse campeón liguero.

Lo que viene

El próximo envite del City será en la Liga de Campeones, donde el martes tratará de remontar el 3-0 de la ida frente al Liverpool. Posteriormente viajará a Wembley donde se enfrentará al Tottenham en la Premier League el próximo sábado.