El City suma la decimotercera victoria consecutiva ante el West Bromwich (2-3), con tantos de Leroy Sané, Fernandinho y Raheem Sterling.

Ganó el City. Otra vez. Y lo hizo ante un correoso West Bromwich que no ha dado ninguna facilidad al equipo de Pep Guardiola en los dos enfrentamientos del curso. El equipo trabajó de lo lindo para llevarse los tres puntos de The Hawthorns con goles de Sané y Fernandinho en la primera mitad y Sterling en el segundo acto.

Lo que pasó

Victoria del City y ya van trece de consecutivas en todas las competiciones, ocho en la Premier League con pleno a domicilio. Los dos únicos puntos que se han escapado este curso lo hicieron en casa ante el Everton. Tuvo que trabajar de lo lindo el equipo de Pep Guardiola para sacar adelante el encuentro ante el siempre aguerrido equipo de Tony Pulis. The Hawthorns no es escenario para el lucimiento, su realidad requiere los pies en el fango, y en el dicho escenario el City de desenvolvió con la solvencia suficiente para sumar tres puntos más.

Venía el equipo del sobreesfuerzo del martes ente el Wolves en la Carabao Cup. 120 minutos de lucha física y el extra emocional de los penaltis, pero no pareció acosarlo cuando Sané inauguró el marcador en la primera llegada, apenas superados los diez minutos, con un certero disparo cruzado. El City parecía encarar el encuentro, pero nada más lejos de la realidad, los Baggies no darían su brazo a torcer.

Y es que en quince minutos se vieron tres goles. Tres más tarde un servicio del recordman Gareth Barry –el jugador con más partidos en la historia de la Premier league– lo aprovechó Jay Rodríguez para batir por encima a Ederson. La respuesta en el oscilante primer cuarto de hora llegó a través de Fernandinho con un disparo desde fuera del área. Al contrario que la pasada temporada los elementos están de lado de Pep y los suyos. El disparo del brasileño tocó en la defensa y se coló en la red sin opción para un desconcertado Foster. El partido se volvía a poner de cara apenas tres minutos después del empate.


                        RAHEEM. Sterling entró para anotar el tercer gol del City.
RAHEEM. Sterling entró para anotar el tercer gol del City.

El equipo de Pep Guardiola certificó el mejor arranque de la historia del City en la Premier League, con 28 puntos después de 10 jornadas y una diferencia goleadora de 29 goles, en una pragmática segunda mitad, con el peso del Wolves en las piernas y el avistado de los octavos de final de la Liga de Campeones, con un resultado favorable el próximo miércoles en Nápoles.

El impacto de Sterling en el encuentro fue inmediato. Apenas había habido claras ocasiones hasta que el inglés saltó al campo y casi en su primera intervención envió a la red un preciso envío de Kyle Walker. Parecía el gol de Raheem poner punto y final a la tarde pero el WBA tenía algo más que decir y Matt Phillips acortó las distancias entrando el choque en el descuento.

El marcador, sin embargo, ya no se movió. Sumo el City una victoria con la que sigue en lo más alto de la Premier League con cinco puntos de margen sobre el United y ocho respecto al Tottenham, tras la victoria del rival ciudadano (1-0) ante los Spurs en el duelo que abría la jornada. Para el récord de Agüero, habrá que esperar, quizá hasta en miércoles, en el templo maradoniano de San Paolo. Sería bonito.

El hombre del partido: Leroy Sané

Un dolor de cabeza para la defensa rival, eléctrico como siempre. El más votado en la City Matchday App.

Lo que significa

El City sigue en lo más alto de la tabla con cinco puntos de margen sobre el United.

Lo que viene

El equipo viaja a Nápoles en busca de un puesto en los octavos de final de la Liga de Campeones. La Premier League regresará al Etihad el próximo domingo con la visita del Arsenal.