El City gana en casa del United para ampliar su distancia al frente de la Premier League.

Catorce victorias consecutivas en la máxima categoría, algo que no había logrado nunca ningún equipo inglés. Once puntos de ventaja sobre el Manchester United, segundo clasificado.

Tres fallos en defensa propiciaron tres goles. Dos antes del descanso y uno, el de Nicolás Otamendi, ya en el segundo tiempo. Fue el definitivo después de que David Silva adelantara a los visitantes al borde del descanso y Marcus Rashford igualara el encuentro antes de terminar el primer acto.

Lo que pasó

La nieve fue protagonista durante todo el fin de semana, pero a la hora del derbi fue un atractivo más. Nada impidió que el balón rodara sobre el césped sin problema alguno. Principalmente en pies de jugadores del City, que dominaron la posesión.

Con Agüero en el banquillo, Gabriel Jesus formó en la punta del ataque visitante. Jugó de espaldas a la portería, dejando que sus compañeros se apoyaran en él. También fue capaz de arreglárselas por sí mismo para generar peligro. En el minuto quinze devolvió una pared a Sterling en la frontal, y un minuto más tarde dejó sentado a Marcos Rojo antes de disparar. En ambas ocasiones, David De Gea terminó atrapando el balón con comodidad.


                        Sané trata de recuperar la compostura ante la presión de Valencia, y la mirada de Mourinho y Guardiola.
Sané trata de recuperar la compostura ante la presión de Valencia, y la mirada de Mourinho y Guardiola.

Fue la tónica habitual durante la primera mitad. Los visitantes controlaron el esférico, llegaron, pero la solidez defensiva del United no permitió que los sky blues encontraran posiciones de disparo con garantías. Y cuando lo hacían, aparecía el meta español.

Hubo tramos trabados. La tensión y las ganas fueron evidentes. Nadie retiraba la pierna, todos peleaban hasta el final por cada balón. Ocurrió superada la media hora de juego, cuando el City acumulaba más ocasiones y más peligrosas.

Cuando menos se jugó, llegaron los goles.

David Silva recogió un balón suelto tras un saque de esquina para batir a De Gea al borde del descanso. La imprecisión generalizada en el área roja se repitió poco después en el área azul. Ni Fabian Delph, ni Nicolás Otamendi acertaron a despejar y Marcus Rashford se quedó solo ante Ederson. Para golpear, para no fallar.

Hubo más intensidad, más llegadas y más peligro en general en el segundo tiempo. Pese a ello, los errores defensivos volvieron a ser determinantes.


                        El 175º derbi de Manchester fue un encuentro tenso.
El 175º derbi de Manchester fue un encuentro tenso.

Tras diez minutos yendo de una portería a otra, el balón finalmente se acomodó en la red de De Gea. Un nuevo balón suelto tras un saque de esquina, al igual que en el tanto de Silva en la primera mitad, permitió a Nicolás Otamendi adelantar de nuevo al City con su quinto gol de la temporada.

Además de seguir controlando el balón, los muchachos de Pep Guardiola tuvieron la oportunidad de golpear al contraataque gracias a los espacios que los de Jose Mourinho dejaban atrás en busca del empate.

Pero nadie pudo aprovechar ninguna de las ocasiones que se produjeron y los tres puntos cruzaron la ciudad de Manchester de oeste a este. Los puntos en juego terminaron de color celeste.

Momento clave

En un derbi marcado por errores defensivos, el momento clave fue un acierto. Uno doble. Corría el minuto 84 y el balón le llegó a Romelu Lukaku dentro del área pequeña. Ederson no lo dudó un instante y se lanzó a los pies del belga para evitar el tanto. Lo hizo deteniendo la trayectoria del disparo con la cara. El brasileño reaccionó rápido, la pelota le había llegado a Juan Mata que ya preparaba un disparo que volvió a sacar el guardameta del Manchester City.


                        David Silva: capitán y hombre del partido.
David Silva: capitán y hombre del partido.

Hombre del partido

David Silva abrió el marcador, dejó destellos de su magia a lo largo del encuentro, presionó, peleó, y fue elegido como el jugador más determinante del juego.

Cómo queda todo

Son once y catorce los puntos que el City saca de ventaja a United y Chelsea –que también perdió su partido del fin de semana-.

Lo que viene

El miércoles el Manchester City volverá al césped para enfrentarse al Swansea en la decimoséptima jornada de la Premier League. Será en Gales. Y el próximo sábado será el Tottenham quien vuelva a poner a prueba a los sky blues en liga. No se para.