quote feed-section sponsor-promos cf show linkedin dugout

Primer equipo

Vídeo 1 Galería

Nuestro rival: Shakhtar

Shakhtar Fernandinho

Shakhtar Fernandinho

La huella de Mircea Lucescu perdura en el conjunto ucraniano, dominador del fútbol en la Europa oriental gracias a su estrecha y fructífera relación con el fútbol brasileño. Fernandinho dio sus primeros pasos en Europa en nuestro próximo adversario europeo.

Un particular vínculo une al Shakhtar Donestk con Brasil. El equipo ucraniano ha dominado el fútbol local en los últimos lustros, relegando a un papel secundario al todopoderoso Dinamo de Kiev, y se codea con las potencias europeos con una fórmula consolidada. La repetición temática, como en el buen pop, no se ha revelado como una debilidad, sino como algo esencial para establecer una identidad.

Mircea Lucescu ya no se sienta en el banquillo del Shakhtar, propiedad del portugués Paulo Fonseca desde 2016, pero la fórmula iniciada por el rumano perdura. Hasta ocho brasileños forman parte del la actual plantilla del próximo rival del City en la Liga de Campeones. El atacante Júnior Moraes, el defensa Ismaily, Taison, el capitán, y una legión de centrocampistas: Dentinho, Alan Patrick, Wellington Nem, Maycon, Marquinhos Cipriano y Fernando.

Fernandinho, firmado procedente del conjunto ucraniano en 2013, es una de las muestras d la efectividad del plan: importación de talento brasileño para consolidarlo en Europa. Durante ocho temporadas en Donestk conquistó siete títulos de liga, cinco Copas y la Copa de la UEFA de 2009, único título internacional del club, ganada al Werder Bremen. Aquel mismo año, Fernandinho se cruzó con Pep Guardiola en la Supercopa de Europa, en la que el Shakhtar cayó en la prórroga, con gol de Pedro, ante un Barcelona que venía de conquistar el triplete.

CAMPEÓN. Fernandinho levanta la Copa de la UEFA de 2009.

“Es comprensible que fuese poco conocido. Poca gente sigue la liga ucraniana. Tan solo podemos aparecer cuando disputamos la Liga de Campeones, aunque para los apasionados por el fútbol no fue una sorpresa. Yo salí pronto de Brasil, pero conseguí algo grande en el Shakhtar y me proyecté en Europa. En mi caso, pudo ver que hubo una evolución en todos los niveles: físico, técnico, táctico. Creo que eso fue lo que me permitió ser convocado”, explicaba el mismo Fernandinho en una entrevista concedida para la página oficial de la FIFA en 2011, ya como internacional brasileño.

La historia contemporánea del fútbol ucraniano y de la Europa oriental comenzó a escribirse cuando el magnate de la minería Rinat Akhmetov se hizo con el club. En 2004 llegaría Mircea Lucescu, histórico del Dinamo de Bucarest y de la selección rumana, con experiencia en banquillos de conjuntos de la entidad el Inter de Milán, y campeón de dos títulos de liga en Turquía y una Supercopa de Europa con el Galatasaray en el año 2000.

La mezcla del carácter disciplinado heredero de la Europa del este de la posguerra con el atrevimiento del fútbol brasileño ya había dado resultados a Lucescu antes de llegar a Ucrania. La particular historia de amor entre el rumano y Brasil se explica a través de dos viajes. El primero en la Navidad de 1967. "Crucé Brasil de sur a norte, de Porto Alegre a Fortaleza. Una experiencia increíble. Es muy fácil imaginar cuánta admiración y deseo experimenté yo, un joven jugador, cuando llegué de un país socialista cuya existencia en el mundo solo se conocía a través de un mapa”, explicó Lucescu en France Football en 2013.

LUCESCU. Un rumano enamorado de Brasil.

Entonces descubrió la esencia del carácter brasileño. Tres años más tarde una gira por el país le llevaría a enfrentarse a Flamengo, Vasco e Independiente y a jugar en Belo Horizonte, en Coritiba y en Río de Janeiro, en Maracaná, en pleno carnaval… Meses después, Rumanía también se cruzaría con la Brasil de Jairzinho, Gérson, Tostão, Rivellino y Pelé en la Copa del Mundo de México.

Lucescu ocupó el banquillo del Shakhtar durante doce temporadas, en las que pasaron por Ucrania – gracias también al bueno ojo de Franck Henouda, scout del club en Brasil– Jadson, Matuzalem, Brandao, Eduardo, Willian, Douglas Costa, Luiz Adriano, Fred, Taison, Teixeira, Wellington o Elano, posteriormente en el City (2007/2009).

ELANO. Al City procedente del Shakhtar.

Muchos ganaron muchos títulos y permitieron el club ingresar grandes cantidades en concepto de traspaso una vez consolidados en Europa. Luiz Adriano permanece como el máximo goleador de la historia del club. Pero pocos tuvieron el impacto de Jadson, mediapunta de fina diestra, uno de los pioneros y elemental en el éxito del modelo. Fue como “un padre paciente y didáctico, fomentando la compleja adaptación de los jóvenes brasileños que ha reclutado desde 2004”, ha explicado Lucescu.

El Shakhtar atraviesa ahora por momentos complicados tras el estallido del conflicto militar en Urania. Disputa sus partidos en el Metalist Stadium de Kharkiv, a 300 kilómetros de Donetsk y sus oficinas fueron desplazadas a Kiev, el Hotel Ópera, a 700 kilómetros. Nada puede curar las heridas de una guerra, pero el Shakhtar sobrevive y mira hacia adelante en la estabilidad de un modelo.

 

Primer equipo

La agenda de los internacionales

Primer equipo

Otamendi: “Aspiramos a más”

Nicolás Otamendi analiza el inicio de temporada del City, los retos que se le presentan y su amistad con Sergio Agüero.

El central argentino analiza el inicio de campaña y los retos que se presentan ante el Manchester City tras lograr la Premier League y la Carabao Cup en la 2017/18.

El central argentino analiza el inicio de campaña y los retos que se presentan ante el Manchester City tras lograr la Premier League y la Carabao Cup en la 2017/18.

Primer equipo

Lo mejor del mes: septiembre

SEPTIEMBRE. Los momentos del mes.

Recuperamos los mejores momentos del segundo mes de competición para que elijas tu preferido.

Lo mejor del mes: septiembre