Guardiola considera, sin embargo, que el equipo mereció ganar por las ocasiones generadas.

Para Pep Guardiola, el partido en el Molineux (1-1) tuvo momentos buenos y no tan buenos. A lo que no entró el técnico es a valorar la actuación arbitral que condicionó el encuentro con el primer gol del Wolverhampton.

“Ha sido un buen partido para los espectadores, pero nosotros hemos concedido demasiadas contras y fallado pases fáciles”, declaró Pep.

“Hemos creado muchas ocasiones contra un equipo con diez jugadores detrás del balón, lo que es positivo. Hemos jugado un 5-4-1, un sistema con el que la pasada temporada no generamos muchas oportunidades, pero hoy sí”.

Pep, insistió. “Ha sido un buen punto, hemos enviado tres balones a los palos y su portero ha realizado grandes intervenciones. Algunos días el balón entra, otros no”.

Preguntado sobre si ha recordado a los jugadores lo duro que es defender el título de la Premier League, Guardiola respondió: “Hemos jugado estos primeros cuatro partidos al mismo nivel que hicimos la pasada temporada. Es duro jugar contra equipos que defienden y contraatacan bien. Como dije, me sorprende el número de oportunidades que creamos”.

“Lo hemos buscado, creado ocasiones pero el balón al final no entró. Defensivamente, en cambio, podemos mejorar porque no hemos estado tan sólidos como de costumbre”.

 “Conocíamos bien a al Wolves de la pasada temporada. Es un equipo fuerte con los jugadores que tiene y sabíamos que sería un partido duro. Aprendemos tras cada partido y hoy no ha sido diferente”, remató Pep.