El técnico feliz por una nueva victoria, pero triste por la lesión de Stones.

Los goles de Gabriel Jesus y Kevin De Bruyne llevaron al City en la victoria en Leicester en una tarde en la que no todo fueran noticias. John Stones tuvo que abandonar el partido antes del descanso por lesión.

Sin embargo, la defensa del equipo recuperó a Vincent Kompany, que sumó el primer partido en casi tres meses y protagonizó una portentosa actuación, sobreponiéndose además a una amonestación tras apenas dos minutos de juego.

“Es desafortunado para nosotros y para John, con esta lesión puede estar entre un mes y seis semanas de baja. Ha jugado 90 minutos, tras 90 minutos. No tenemos demasiados centrales, pero el espíritu del equipo es muy bueno y vamos a encontrar una solución”, comentó Pep Guardiola.

Pera el técnico, “Vincent estuvo impresionante después de casi tres meses fuera. No es fácil, pero sabemos lo competitivo que es y lo bueno que es con y sin el balón. La pasada temporada nos ayudó mucho para ganar siete partidos seguidos. Esperemos que pueda estar bien durante los próximos partidos. Nos ayudará”.

Sobre la victoria, Pep indicó que “el primer estuvo muy bien porque llegó después de muchos pases, buenos movimientos al espacio y buenas decisiones. En el segundo, Kevin sacó su talento… la pasada temporada no marcábamos esta clase de goles, la mayoría de veces se estrellaban en el poste. Este año van dentro”.

“Siempre es muy complicado después de los parones internacionales, pero no estoy sorprendido de mis jugadores. Leicester es siempre un emplazamiento complicado, en los saques de banda, en los corners, los movimientos por detrás y Mahrez. Pero hemos jugado bien, controlamos el encuentro y son tres puntos más”.