El meta chileno, decisivo en el camino del City a las semifinales de la Carabao Cup.

Parte de la exitosa trayectoria del City en la presente edición de la Copa de la Liga inglesa responde a un nombre propio: Claudio Bravo. El meta chileno volvió a ser decisivo en los cuartos de final disputados ante el Leicester como lo fue en la ronda previa contra el Wolverhampton, brillando en una de sus grandes especialidades, los lanzamientos desde los once metros.

“¿Es Claudio Bravo el mejor parapenaltis del mundo?” se preguntaba hoy la prensa internacional. Sin lugar a dudas, los recientes e históricos triunfos de Chile se han escrito desde las decisivas actuaciones de Claudio en esta supuesta ruleta en la que, contradiciendo el tópico, poco tiene que ver la suerte.


                        HÉROE. Claudio detiene el penalti de Mahrez.
HÉROE. Claudio detiene el penalti de Mahrez.

Ante el Leicester, en los cuartos de final de la Carabao Cup, el meta chileno selló el pase del City a las semifinales al detener el quinto y decisivo de Ryad Mahrez. Semanas antes, también en la tanda, hizo lo propio ante los Wolves, salvando los disparos de Alfred N’Diaye y Conor Coady, tras 120 minutos de juego en los que mantuvo la portería a cero, tras decisivas intervenciones ante Bright Enonakhare –en dos ocasiones– y Hélder Costa.

Por las intervenciones de Bravio en la tanda de penaltis, Chile se convirtió en bicampeona de América derrotando a Argentina. En el primero de los dos títulos detuvo el lanzamiento de Éner Banega y el en la Copa del Centenerio le negó al red a Lucas Biglia.

El pasado verano, además, el combinado chileno alcanzó la final de la Copa Confederaciones, en la que no pudo superar a la campeona del mundo Alemania. La Roja se jugó el título gracias al gran papel del meta del City en las semifinales ante Portugal, en las que detuvo los lanzamientos de Quaresma, Nani y Joao Moutinho.

Claudio Bravo ha detenido 10 de los 39 lanzamientos que ha recibido en su carrera durante los minutos de juego, más de un 25%. En su primer curso con el City, paró un penalti a Érik Lamela, que pasó a engrosar una lista de damnificados en la que figuran nombres como Ronaldinho, Luis Suárez, Cesc Fàbregras o Robin Van Persie.

En el Barcelona, sus intervenciones fueron decisivas para guiar el equipo azulgrana hasta el título de Liga, cuando de detuvo un penalti a Dani Parejo en la visita del Valencia al Camp Nou a pocas jornadas para el término del campeonato y a la Supercopa de España, cuando también le ganó la partida a Vicente Iborra, entonces en el Sevilla.