El capitán del Manchester City festejó el triunfo y dio la bienvenida a los debutantes del equipo en la Premier League, Mendy y Bernardo.

Raheem Sterling logró el gol de la victoria en el minuto 97, desatando la locura en la grada visitante. Luego vería la segunda amarilla de la tarde por las celebraciones con los aficionados y sería expulsado por Mike Dean.

Un momento de éxtasis que, según Vincent Kompany, fue la carta de presentación perfecta de la Premier League para Bernardo Silva y Benjamin Mendy, que debutaban en la competición.

“Una locura. Lo primero que he hecho ha sido darles la bienvenida a Mendy y Bernardo a la Premier League”, dijo el capitán tras el encuentro.

“Creo que jugamos bien, como hicimos contra el Everton. No aprovechamos nuestras ocasiones pero tenemos jugadores grandes, rápidos y fuertes con los que puede pasar cualquier  cosa. Merecimos ganar, pero nos lo pusieron difícil”.

“Mostramos nuestro carácter y estuvimos a la altura en el juego físico.  En  general ganamos el 95% de los duelos. Es una buena señal”.


                        El gol de la victoria.
El gol de la victoria.

Kompany también habló sobre la expulsión de Raheem Sterling:: “No sé si  fue la afición quien corrió hacia él, o él hacia la afición. Fue demasiado emocionante para contenerse”.

Por su parte, Bernardo, que tuvo una  buena actuación antes de ser sustituido por Sergio Agüero, admitió que sintió alivio tras el partido: “Fue un partido duro para nosotros. No empezamos bien, pero jugamos bien  después de todo”.

“Todos los partidos son difíciles, todos los equipos son competitivos pero nos llevamos los tres puntos”, añadió el portugués. “El entrenador me pidió que fuera  yo mismo, como hice la temporada pasada para el Mónaco. Necesito adaptarme al equipo, pero me siento bien”.