Nick Cushing dice que la actual plantilla del City es la que más hambre muestra desde que llegara al club en 2014.

El Manchester City perdió a las experimentadas Nikita Parris y Jen Beattie este verano, pero Cushing reaccionó decididamente para renovar el vestuario con siete caras nuevas. En el primer partido de la temporada, el City logró una victoria histórica en el derbi de Manchester ante más de 31.000 personas, un récord de asistencia de la Women’s Super League.

De cara al partido del jueves ante el Lugano en los 32avos de final de la Liga de Campeones, Cushing elogió el apetito y el deseo de su grupo de jugadoras, el mejor con el que ha trabajado hasta la fecha.

“Somos mejor equipo que la temporada pasada”, dijo. “Tenemos una ética de trabajo excepcional. Este es el equipo más hambriento a la hora de entrenar duro y querer ganar a cualquier equipo. Lo que el cuerpo técnico tenemos que hacer es trabajar duro porque ellas quieren ser las mejores”.

La pasada Liga de Campeones fue la única nota negativa de la pasada campaña, cuando el City logró dos títulos domésticos además del subcampeonato de la WSL. Tras alcanzar las semifinales las dos temporadas anteriores, la salida a las primeras de cambio a manos del Atlético de Madrid fue una decepción.

La nueva temporada ofrece nuevas oportunidades. Y esperanzas renovadas. Cushing aseguró que el fiasco de la pasada campaña europea es una motivación de cara a la nueva.

“Es un incentivo adicional”, explicó. “Hemos ganado todo lo demás pero es nuestra sexta temporada como equipo. Hemos llegado muy lejos, pero la Liga de Campeones es muy complicada. El primer objetivo es alcanzar los cuartos de final y las semifinales, llegar a las últimas eliminatorias es muy difícil contra equipos como el Lyon, Wolfsburgo o el Barcelona”.

“No siento la presión, pero estoy muy motivado”.