Inglaterra venció a Escocia por 2-1 en el primer partido del Grupo D con el grueso de representantes del City en el Mundial en acción.

Hasta seis futbolistas celestes arrancaron el que fue el primer encuentro del Grupo D en la Copa del Mundo de Francia. Cinco de ellas lo hicieron representando a Inglaterra: Karen Bardsley, Steph Houghton, Keira Walsh, Jill Scott y la recién fichada Ellen White. Georgia Stanway también jugó en el Allianz Riviera de Niza, entrando en la segunda mitad. Caroline Weir fue la única ciudadana que vistió la camiseta de Escocia.

El partido empezó con ritmo, y fue Inglaterra quien se adelantó en el marcador. La ex del City Nikita Parris logró el primer tanto desde los once metros, después de que el VAR advirtiera unas manos de Nicola Docherty dentro del área.

Ellen White cobró protagonismo en el ataque inglés. Poniendo en apuros a la meta Lee Alexander, y también anotando un tanto que posteriormente sería anulado por fuera de juego. El dominio de Inglaterra comenzaba a ser latente, y White recompensó los buenos minutos de las suyas ampliando la ventaja sobre Escocia. Disparó desde el borde del área, dejándo sin opciones a Alexander.

A los 30 segundos de la reanudación, Beth Mead culminaba un centro de White y parecía sentenciar el duelo. White, sin embargo, volvió a arrancar en posición irregular e Inglaterra veía cómo se le anulaba un nuevo gol.

Escocia quedaba con vida, y se aferró a sus posibilidades. Lo hizo con determinación e ímpetu. Otra antigua jugadora del City, Claire Emslie, peleó por un balón dentro del área de Bardsley hasta hacerse con él y reducir distancias en el marcador.

El gol escocés dotó de tensión los últimos minutos de un partido que, al remate, sirvió para que Inglaterra arrancase la cita mundialista con tres puntos, y que Escocia ganase confianza en su primera participación en una Copa del Mundo.

Japón y Argentina son las otras dos selecciones del grupo, y ambas entrarán en acción este lunes en el Parque de los Príncipes de París.