El Mago ha marcado una época en Manchester y en el fútbol inglés desde su llegada en 2010.

Un futbolista que cambió el juego. Simple pero quizá la forma más efectiva para definir a David Silva y el impacto de sus diez años no solo en el City, sino también en el fútbol inglés.

El centrocampista español puede ser considerado el mejor jugador de la historia del club y también uno de los mejores talentos que vistos en la Premier League.

Los diez años de servicio de David al club desde su llegada procedente del Valencia el verano del 2010 hacen de él un fichaje más que rentable. Campeón del Mundo y de Europa con la selección ya cuando firmó, exportó su talento a la isla.

Había dudas sobre como podía encajar en un fútbol físico como el inglés el pequeño y talentoso jugador salido de la pequeña Arguineguín. David acabó rápidamente con las dudas.

Su primer gol en Blackpool en octubre de 2010 fue la mejor carta de presentación, inteligencia y habilidad, y una muestra de sus intenciones y lo que a los rivales les esperaba de ahora en adelante.

Durante diez años y más de 400 partidos con el City, nuestro Mago ha dejado marcas para la historia, pero también momentos de especial belleza y color que quedarán para siempre en las memoria de los seguidores que acuden al Etihad Stadium y todos aquellos que siguen el fútbol inglés desde la distancia alrededor del mundo.

Quieto, tranquilo y tímido fuera del campo, David Silva, como los mejores profesionales en cualquier capo, se transforma diabólicamente cuando salta al terreno de juego para hacer lo más complicado en el fútbol parecer simple.

LA ASISTENCIA a Edin Dzeko en la increíble victoria 1-6 ante el Manchester United en Old Trafford en 2011, la visión de juego y la ejecución del pase, ejemplifican todo lo que el fútbol de David Silva es.

Al talento y la calidad, el canario ha sumado durante toda la década una incuestionable profesionalidad que la he hecho remarcablemente regular y consistente en su juego, mostrando su implicación y dedicación a la causa.

Primero con Roberto Mancini, el técnico que le fichó, y posteriormente con Manuel Pellegrini y a lo largo de tres históricos años con Pep Guardiola, David Silva ha contribuido con su magia al éxito colectivo del grupo.

Tras el partido 400 de David con el City a principios de la temporada en Bournemouth, Pep Guardiola se deshizo en elogios hacia el centrocampista, de 33 años.

“Lo que puedo decir de David lo sabe todo el mundo. Esa capacidad para moverse entre líneas no la tiene ningún otro jugador del en mundo. Además es un luchador. David Silva es uno de los mejores jugadores con los que he trabajado”.

David ha sido uno de los arquitectos de los éxitos del City a lo largo de la década que dejamos atrás. Ha levantado en cuatro ocasiones la Premier League, además de otras cuatro Copas de la Liga y dos FA Cup.

Pero más allá de los títulos, el impacto y la influencia de David Silva en el juego quedan remarcados por sus números personales.

No sorprende que el Mago haya repartido más asistencias que ningún otro jugador a lo largo de estos diez años, un total de 89, 27 más que el primer perseguidor en esta lista, y también ha creado más ocasiones de goles que nadie, hasta 768, lo que significan 173 más que cualquier otro jugador.

En estos diez años, además, David ha anotado 57 goles en la Premier League en un total de 297 partidos y 74 en los 414 partidos jugados en todas las competiciones.

David Silva anunció el pasado verano que este será su último año en el Manchester City antes de comenzar una nueva aventura profesional. Pero quedan meses todavía por delante para seguir disfrutando de su talento único. Su contribución al club jamás será olvidada.