David Silva abandonó el choque por problemas físicos, pero Pep Guardiola dijo en la rueda de prensa posterior que no espera que el canario esté mucho tiempo de baja.

Restaban doce minutos de partido cuando el Etihad Stadium aplaudió la salida del centrocampista español, después de que éste cayese tras un choque con Angelo Ogbonna en el área del West Ham. Phil Foden entró en su lugar.

Guardiola habló sobre la sustitución, y aunque admitió no conocer el problema físico de Silva con exactitud, aseguró que no revesita mayor gravedad.

“Me dijo que sintió algo”, dijo al respecto el entrenador del Manchester City. “Pero no creo que sea grave. Mañana sabremos qué tiene con exactitud. Jugó muy bien hoy, veremos cómo está los próximos días”.

“Me dijo que tuvo cuidado después de lo que pasó cerca de la portería. Mañana hablaremos con los médicos”.

Fue una victoria rutinaria la del City, que jugó dos semanas después de perder por 2-0 en casa del Tottenham Hotspur, y después de que las condiciones climáticas forzasen a aplazar el envite con el equipo de David Moyes.

El encuentro se disputó cinco días después de la decisión de la UEFA sobre la participación del City en la Liga de Campeones, pero Guardiola declaró que tanto él como sus futbolistas están centrados exclusivamente en terminar la temporada lo mejor posible.

“Todo lo que podamos hacer será sobre el campo, hacer lo que hemos hecho estos últimos cuatro años, y estar concentrados hasta el final de temporada. Confío al 100% en lo que ha hecho mi club. Me explicaron los motivos”.

“Lucharemos como hemos luchado en cada partido y cada día, estamos juntos hasta el final de temporada”.

“Confiamos en que al final la verdad prevalecerá y la próxima temporada estaremos en la Liga de Campeones”.