Decisivo, Riyad Mahrez saltó al césped tras la desafortunada lesión de Kevin De Bruyne para dar al City la victoria en Bournemouth.

Riyad Mahrez saltó al campo por el infortunio de Kevin De Bruyne, pero el argelino fue a la postre decisivo en la victoria del City en Bournemouth (0-1) que permite al equipo regresar a lo más alto de la Premier League de forma provisional, a la espera del resultado en el derbi de Liverpool.

“Hemos defendido bien. Ellos no han creado ocasiones, ha sido una tarde perfecta. El partido que hemos hecho ha sido casi perfecto”, indicó Riyad.

“Hemos hecho un bien primer tiempo, pero la segunda parte que hemos hecho ha sido realmente buena y hemos controlado bien sus contraataques”.

“Estamos muy contentos con el partido que hemos hecho”.

Para Riyad, la clave ha sido la paciencia. “Sabíamos que llegarían las ocasiones, solo teníamos que esperar el momento. Mover rápido el balón y tartar de encontrar los espacios para marcar”.

“Cuando solo ganas por un gol de diferencia siempre piensas que el rival te puede igualar”.

“Veremos qué resultado consigue el Liverpool. Pero queden nueve partidos, lo que significa un largo camino por delante”, sentenció Mahrez.