Kevin De Bruyne espera mantenerse al margen de las lesiones y recuperar su mejor versión esta temporada.

Fue crucial en el primer título de Premier League de Pep Guardiola, pero pasó demasiado tiempo fuera del equipo durante la pasada campaña por molestias físicas. Tras su regreso, De Bruyne espera que la próxima sea menos exigente a nivel individual.

“Creo que será más fácil para mí”, dijo tras la victoria por 4-1 contra el West Ham en el Premier League Asia Trophy. “Volví y me lesioné a los cuatro días, por eso se truncó mi temporada. Cuando jugué estuve contento conmigo mismo pero no pude llegar al nivel de antes porque entonces jugué 70 partidos sin interrupción. Tener que parar cinco veces lo complicó. Me estoy preparando sencillamente, sabiendo que aún quedan cuatro semanas para el primer partido de liga”.

El futbolista de 26 años salió desde el banquillo tras el descanso en Nanjing, recogiendo un despeje del West Ham y asistiendo a Raheem Sterling en el último tanto. Fue una actuación competente de los hombres de Pep, aunque los hammers amenazasen en los primeros 45 minutos.

El City sacó a relucir su calidad en el segundo tiempo y fueron llegando los goles. Aunque satisfecho, De Bruyne no sacó mayores conclusiones del partido.

“Fue bien”, dijo. “No creo que estuviésemos a nuestro mejor nivel, pero era lo que esperábamos. Estoy contento con la actuación para ser el primer partido”.

“Hace cuatro días que volvieron ocho jugadores, así es que jugar ya 45 minutos es una gran tarea. Estoy contento, pero quizá esté más cansado que content. Hicimos nuestro trabajo muy bien, y los jóvenes jugaron fantásticamente”.