El capitán del Manchester City cree que la paciencia de su equipo fue crucial para terminar imponiéndose en el derbi frente al Manchester United.

El derbi 178 de Manchester fue ajustado. Un encuentro tenso sin goles tras los primeros 45 minutos en Old Trafford. Lejos de entrar en pánico, el City mantuvo la compostura y encontró la recompensa en los goles de Bernardo Silva y Leroy Sané que sirven para que los ciudadanos recuperasen el liderato de la Premier League.

“La paciencia lo fue todo”, dijo Vincent Kompany tras el encuentro. “No empezamos tan bien como nos hubiese gustado pero en este tipo de partidos puede pasar. Mantuvimos la calma y defendimos bien cuando lo necesitamos, en la segunda parte recuperamos el ritmo”.

“En la primera parte fuimos creando ocasiones y en la segunda marcamos los goles”.

La victoria significa que el Manchester City depende de sí mismo para conquistar la Premier League a falta de tres jornadas. Mucho trabajo por delante todavía según el defensa belga. Vincent analizó el significado de la victoria teniendo en cuenta las salidas a Burnley y Brighton así como el partido en casa ante el Leicester que aún queda por delante.

“Es importante porque es un derbi. En la liga no hay nada decidido. El próximo partido es difícil, fuera de casa contra el Burnley, y luego el Leicester y el Brighton, y nos jugamos mucho, tanto nosotros como el Liverpool. Estoy contento porque era un derbi y prepararemos los otros partidos durante los próximos días”.

“Necesitamos tres victorias. No podemos esperar que el rival se deje puntos. Ganar en la Premier League es complicado, pero volveremos a nuestra rutina, y si todo el mundo cumple y el equipo se prepara bien siempre tendremos una gran oportunidad de tener una buena actuación”.