Volver a reinar en Inglaterra, la gran obsesión Red.

Cayó en Kiev ante el Real Madrid, pero a pesar de la inmediata sensación de desazón de la derrota, la final de la Liga de Campeones de 2018 disparó la esperanza del Liverpool, el próximo rival del City en la Premier League.

La final llegó antes de lo previsto para el proyecto Red. En Kiev se quemaron etapas más rápido de lo esperado y la ambición del Liverpool de Jürgen Klopp es total en este curso. Siete jornadas después del pistoletazo inicial, suma 19 puntos, solo ha cedido un empate en Stamford Brigde, y comparte liderato con un City en ventaja por la diferencia goleadora.


                        KIEV. La Liga de Campeones se escapó ante el Real Madrid.
KIEV. La Liga de Campeones se escapó ante el Real Madrid.

El Liverpool mantiene una relación especial con la Copa de Europa que ha conquistado en cinco ocasiones. No renuncia tampoco al sueño europeo en la presente campaña, pero en Anfield la gloria en la Premier League se desea con especial anhelo. La liga inglesa se le resiste al Livepool desde 1990. Los Reds no  han estrenado el palmarés desde la refundación del campeonato en la actual Premier League allá por 1992.

Para afrontar el reto, llegaron a Anfield cuatro refuerzos el pasado verano. El meta brasileño Alisson (Roma), en busca de la estabilidad definitiva bajo los palos. También lo hicieron Naby Keita (Leipzing) y Fabinho (Mónaco), para reforzar el centro del campo, y Xherdan Shaqiri (Stoke), para dotar de mayor profundidad a un ataque que cuenta con Mo Salah, Firmino, Sadio Mané y un recuperado Daniel Sturridge.


                        ALISSON. El internacional brasileño llega procedente de la Roma.
ALISSON. El internacional brasileño llega procedente de la Roma.

El Liverpool 2018-2019 es un equipo cosido a medida de Klopp. A la conexión eléctrica e inmediata con la grada el alemán ha sumado ahora una escuadra que encaja a la perfección con su ideario futbolístico. En su hipotético once ideal, solo el canterano Trend Alexander-Arnold, Jordan Henderson, Dejan Lovren y Firmino ya vestían de rojo antes de su llegada al banquillo.

El germano tomó las riendas del equipo de Anfield en octubre de 2015, período en el que los Reds no han sumado un nuevo título a su palmarés, pero en el que han rozado la gloria en las finales de la Copa de la Liga y de la Europa League de 2016 y en la pasada edición de la Liga de Campeones. El presente Liverpool está diseñado para ganar y el gran objetivo es arrebatarle al City el cetro de la Premier League.