El capitán fue uno de los grandes protagonistas en Wembley y redondeó su gran actuación con un gol.

El City decantó la final en una grande segunda mitad en la que Vincent Kompany y David Silva redondearon el marcador tras el tanto inicial de Sergio Agüero. 

El capitán ha luchado a lo largo de toda la temporada para superar sus contratiempos con las lesiones y en Wembley, además de ser uno de los mejores sobre el césped, vio recompensados todos sus esfuerzos levantando la tercera Copa de la Liga en cinco años.

"Es divertido, ¡antes del partido pensé que iba a marcar! He llegado justo al partido, con algo de suerte pero también mucho convencimiento", comentó el capitán. 

Para Vincent, "ha sido un partido duro, pero lo hemos hecho muy bien, controlando los espacios. Estoy muy orgulloso del papel del equipo. Un 0-3 en Wembley, contra un gran equipo, es un resultado fantástico".

"Son 15 años en el fútbol y uno sabe que siempre tiene que estar preparado. He entrenado y los chicos me han dado todo su apoyo y cuando juego doy todo lo que tengo. Días como el de hoy merecen todo el esfuerzo y el sacrificio. Hay que aprovechar todas las oportunidades, lo he hecho, el equipo también y hoy estamos muy felices".