Nikita Parris anotó dos tantos para derrotar al Chelsea en la semifinal de la Conti Cup, para asegurar el pase del Manchester City a la final que se disputará en Bramall Lane.

Su octavo gol en seis partidos. El City tuvo una actuación sólida, sin fisuras, pero los goles de la delantera inglesa llevan al equipo de Nick Cushing a su cuarta final de la Conti Cup. La segunda de forma consecutiva.

Lo que pasó

Chelsea y Manchester City están construyendo la gran rivalidad del fútbol femenino británico. Sus encuentros están siendo ya tan familiares como decisivos. Los dos equipos de azul pugnan entre ellos por cada título, y la semifinal de la Copa de la Liga de la presente temporada también ofreció una igualada batalla como la de la pasada campaña, cuando el City se impuso por 1-0 también en semifinales.

A las mancunianas les costó entrar en el partido. Por fortuna, Karen Bardsley se mostró insuperable y solo era cuestión de tiempo que sus compañeras intensificaran sus esfuerzos en ataque. La primera ocasión fue para las locales. Fran Kirby probó fortuna desde lejos, pero no pudo superar a la guardameta de la selección inglesa.


                        Nikita Parris abre el marcador desde el punto de penalti.
Nikita Parris abre el marcador desde el punto de penalti.

Kirby volvió al acecho minutos más tarde con un remate que requirió más de Bardsley, que tuvo estirarse para evitar que el lanzamiento al segundo palo terminase dentro de su meta. El rebote le quedó a Erin Cuthbert, pero la escocesa no acertó desde cerca.

Cuthbert lo intentó nuevamente con un remate acrobático poco después, pero volvió a encontrar la respuesta de la guardameta ciudadana, que vio como Bethany cabeceó desviado un centro de Ali Riley.

La única acción peligrosa del City en el primer periodo la protagonizó Tessa Wullaert, pero su disparo desde la frontal del área no dio problemas a Hedvig Lindahl.

El Chelsea parecía tener controlado el partido, pero las muchachas de Nick Cushing saltaron al césped decididas a dar la vuelta a la situación. Y lo hicieron de la mejor manera posible, con un gol. Nikita Parris no falló desde los once metros a los cinco minutos de la reanudación. Deanna Cooper la derribó en el área y ella misma se encargó de transformarlo. Ella lo guisó, ella se lo comió.

Auspiciadas por el tanto, las futbolistas del City buscaron el segundo. Jill Scott, Caroline Weir y también Parris, estuvieron cerca. Todas obligaron a Lindahl a trabajar de valiente. Georgia Stanway también lo intentó, pero su disparo lo acomodó el lateral de la red.


                        Stokes trata de proteger el esférico.
Stokes trata de proteger el esférico.

En la otra portería, el Chelsea empujaba buscando el empate. England estuvo cerca de lograrlo. Por fortuna para el City Bardsley deshizo el peligro. Con las locales apretando, las visitantes encontraron espacios. Así fue como Nikita Parris volvió a marcar, en esta ocasión con un disparo cruzado, para cerrar el partido y meter al Manchester City en la final de la Conti Cup.

¿Y ahora qué?

El Manchester City se medirá al Arsenal o al Manchester United en Bramall Lane, Sheffield, el sábado 23 de febrero a las 12:15 hora local.

Antes, este domingo, City y Chelsea vuelven a encontrarse. Será en el Academy Stadium de Manchester para disputar la 15ª jornada de la FA Women’s Super League.