Un gol de Riyad Mahrez rompió el cerrojo y el equipo regresó a lo más alto de la tabla de la Premier League.

El City viajaba al sud de Inglaterra con el objetivo de sumar tres puntos y regresar a lo más alto de la tabla de la Premier League de forma provisional, a la espera del resultado en el derbi de Liverpool del día después.

Un gol de Mahrez en la segunda mitad acabó con la resistencia del Bournemouth. La victoria, sumada al empate sin goles entre Everton y Liverpool, permitió al equipo de Pep Guardiola cerrar la jornada 29 al frente de la clasificación.

LA CRÓNICA: Deberes hechos