Todos los jugadores participaron en el primer gol del City ante el WBA.

52 pases entre los once jugadores sin que ningún jugador del West Bromwich tocara el balón.

El City abrió el marcador en The Hawthorn con una verdadera maravilla colectiva, en la que los once hombres de Pep Guardiola sobre el césped estuvieron involucrados. Superados los dos minutos, el City ya mandaba en el marcador.