El equipo de Pep Guardiola logró una marca sin precedentes en el fútbol inglés.

La victoria 0-4 en Swansea supuso el decimoquinto triunfo consecutivo del City en la Premier League. Nunca antes ningún equipo inglés había alcanzado los quince triunfos consecutivos en liga en ninguna de las divisiones profesionales desde el arranque de la competición en 1888.