Una victoria trabajada, y celebrada en el túnel de vestuarios.

Una victoria trabajada, y celebrada en el túnel de vestuarios.

Bernardo Silva abrió pronto el marcador, pero hubo que sufrir, sobre todo en el segundo tiempo, hasta que Raheem Sterling devolvió la ventaja a los de Guardiola e Ilkay Gündogan certificó la victoria.

Fue un partido trabado y disputado. Fue una victoria trabajada y disfrutada. Tres goles para lograr tres nuevos puntos que mantienen al City en lo más alto de la clasificación de la Premier League en la víspera de una jornada intensa para sus perseguidores.

LEE LA CRÓNICA DEL PARTIDO