El Manchester City jugará el domingo ante el Huddersfield Town, que acordó la salida de David Wagner de su banquillo después de dirigir a los terriers durante más de tres años.

Dejó Alemania a finales de 2015 para convertirse en el primer entrenador extranjero en la historia del Huddersfield Town. David Wagner había aprendido el oficio trabajando junto a Jürgen Klopp, y tras llevar las riendas del equipo reserva del Borussia Dortmund para aventurarse en el fútbol inglés. Más concretamente en la segunda división. Allí se hizo cargo del equipo de Yorkshire y próximo rival del Manchester City.

Evitó el descenso en su primera campaña, y en su segunda logró un ascenso casi milagroso. Con uno de los presupuestos más humildes de la categoría, Wagner llevó a los suyos a la promoción de ascenso, donde ganarían un billete a la Premier League después de imponerse en sendas tandas de penaltis al Sheffield Wednesday en semifinales y al Reading en Wembley.

La primera vez que el Town regresaba a la máxima categoría en 45 años. La primera vez que jugarían en la Premier League, donde logró la permanencia tras un inicio de campaña fulgurante en el que llegaron a coquetear con los puestos altos de la tabla.

Colista tras 22 partidos en la presente edición de la liga, y con únicamente dos victorias en su haber, el entrenador alemán y el club de Yorkshire decidieron desvincularse por mutuo acuerdo. Algo que se hizo oficial el lunes, horas antes de que el Manchester City se impusiese por 3-0 al Wolverhampton Wanderers en la última jornada de liga.

WATCH: Huddersfield v Man City: Brief highlights

Así pues, seis días es todo el tiempo que Mark Hudson, entrenador interino, tiene para preparar su primer choque al frente de los terriers. Y ante los vigentes campeones de Inglaterra.

Unos campeones que han empezado 2019 como tal. Tras las derrotas ante Crystal Palace y Leicester que le arrebataron el liderato, el City ha vuelto a ganar en confianza y solo conocen la victoria en este 2019. El Liverpool, la víctima ideal en el choque que habría el año ha sido el único capaz de batir a los celestes en este nuevo año.

La pugna por el primer puesto de la Premier League se intensificó con la victoria de los muchachos de Pep Guardiola ante los de Jürgen Klopp, que siguieron gozando del liderato pese a la derrota.

Con la llegada de las competiciones coperas, el Manchester City ganó en confianza. En una sola semana anotó 16 goles ante el Rotherham United y Burton Albion en la FA Cup y Copa de la Liga respectivamente. Sin encajar. Como tampoco lo hicieron en el encuentro de Premier League ante los Wolves que precede al de este fin de semana.

Son cuatro los puntos que separan al City del Liverpool antes del inicio de la 23. Cuando el balón ruede en el John Smiths’ Stadium, los cityzens ya conocerán el resultado de su rival en la lucha por el título. Hecho que tampoco debería modificar el plan inicial de los de Guardiola para el domingo: pescar en aguas revueltas para regresar a Manchester con tres puntos más que mantengan a los celestes en la brecha.