Llega el 179º derbi de Manchester, que se disputará este fin de semana en el Etihad Stadium, con los dos equipos de la ciudad separados por una brecha de once puntos.

Uno de los partidos más destacados de la temporada. Uno de los más emocionales, aunque quizá no tan emocionante en las últimas campañas. Sin competencia directa en la Premier League, el United busca recortar su diferencia con respecto a los puestos europeos y el City, a once puntos. Los celestes tienen el mismo reto pero distinto objetivo. El liderato está, también, a once puntos.

El duelo no se presenta como trascendental, aunque un tropiezo, lo sufra quien lo sufrá,dificultaría el desarrollo óptimo de una temporada que no ha arrancado tan bien como hubiesen querido los equipos de Manchester.

Confianza recobrada

Noviembre dejó un mal sabor de boca en el paladar del Manchester City. Los de Pep Guardiola cayeron en Anfield y vieron como Jonjo Shelvey evitaba la victoria celeste en los últimos minutos en St James Park. Tres derrotas y dos tropiezos en forma de empate en lo que llevamos de liga, once puntos de diferencia con respecto al Liverpool, líder de la Premier League.

Diciembre, sin embargo, arrancó con una actuación soberbia en Turf Moor, con esperanza. Gabriel Jesus apareció para liderar el ataque, marcar dos goles y presentar su candidatura a sucesor de Sergio Agüero, que se perderá el derbi por lesión.

También destacó Rodrigo. El español disputó su mejor partido con la camiseta celeste recogiendo todo balón que quedó suelto en el balcón del área del Burnley e incluso anotando un derechazo potente para sumarse a la lista de goleadores.

No hubo fisuras, ni dudas. La seguridad mostrada en la jornada intersemanal será clave para encarar un derbi en el que se espera que el City maneje el balón mientras el United espera. Confianza frente a la frustración.

Peligro sin posesión

El equipo rojo de Manchester tratará de frustrar al azul. Como ya hicieron ante varios de los aspirantes del título liguero como Chelsea, Leicester o Tottenham, a quienes venció dejando de lado la posesión. Los muchachos de Ole Gunnar Solskjaer jugaron mejor cuando la presión estaba en el bando contrario. Ofrecieron el esférico a su rival para terminar golpeando al contraataque.

Fue en Old Trafford donde el Liverpool se dejó sus primeros puntos. El único partido que los de Anfield no han ganado en la presente Premier League. Destaca la velocidad de Marcus Rashford, y su capacidad goleadora -lleva 9 tantos-, pero especialmente la irrupción de jóvenes como el galés Daniel James o el escocés Scott McTominay.

Cuando más han brillado ha sido cuando estaban más lejos de foco de atención. Cuando se han medido a equipos a los que en teoría debían dominar, han sufrido más. Cayeron ante Newcastle y Crystal Palace pese a sumar el 68% y el 71% de posesión respectivamente. Empataron en casa frente al Aston Villa el pasado domingo pese a tener el balón más tiempo en su poder (62%).

Altas y bajas

A las bajas de larga duración de Aymeric Laporte y Leroy Sané se les sumó recientemente la de Agüero. Oleksandr Zinchenko entrenó ya con el resto del equipo, pero Guardiola se mostró inseguro sobre la posibilidad de que el ucraniano esté en condiciones de completar el encuentro.

Más problemas tendrá Solksjaer para confeccionar su once con hasta seis futbolistas en la enfermería: Nemanja Matic, Diogo Dalot, Paul Pogba, Timothy Fosu-Mensah, Luke Shaw y Eric Bailly.

Anthony Martial se vestirá de corto el sábado en el Etihad Stadium, aunque según el entrenador del United solo podrá disputar unos minutos y no completará el derbi de Manchester.

Tendencia celeste

Es el United quien suma más trofeos y más victorias en el cómputo global del derbi de Manchester: 73 victorias para los rojos, por 53 para los celestes. Sin embargo la tendencia en las últimas campañas muestra cómo el City está, poco a poco, ganando poder en los enfrentamientos con sus rivales locales.

Solo una victoria de los de Old Trafford en los cinco últimos derbis. Tres victorias de los del Etihad, que ya se impusieron en los dos enfrentamientos de la pasada campaña (3-1 en el este de Manchester y 0-2 en el suroeste). La suerte está cambiando de bando, la tendencia viene tomando color celeste.